21 de febrero de 2013

Otros temas relacionados: ,

Sexo, mentiras y Ciencia: Margaret Mead

Dra. Margaret Mead, antropóloga, visitas con amigos en un viaje de campo a Bali, Indonesia, en 1957. [ Foto AP ]

Una de las cosas más interesantes que tiene ser un especialista, es que por lo general pocas personas dudan de lo que dices. Es el caso de Margaret Mead, que en su mítico trabajo sobre el la sexualidad en Samoa trata de relativizar las conductas sexuales.

Pero si la historia se quedará en eso podría ser uno de los elementos más interesantes para el debate sobre las diferencias culturales, pero el caso es que en un nuevo análisis de Paul Shankman en este mes de Current Anthropology continúa la controversia sobre la metodología de trabajo de campo de Margaret Mead. El profesor Shankam ha dedicado varios años de investigación a la obstinación que tenía el antropólogo Derek Freeman.

Como Shankman escribe en su último artículo, Freeman denosta el trabajo de Mead a partir de un infórmate, que además es hijo de una de las informantes de Mead. El entrevistado de Freeman es además un cristiano influyente en su comunidad, por lo tanto afirma que la libertad religiosa que se describe habitual en Samoa, es resultado de una mala interpretación de chistes y mentiras.

En su popular libro de 1928, Coming of Age in Samoa , Mead presentó una cultura Samoa Ana con un sistema social que observa de modo diferente el devenir de las vidas de los adolescentes, sobre todo al ser tolerante con la actividad sexual prematura. No olvidemos que términos como tolerancia y actividad prematura, son meramente culturales por lo tanto desde la perspectiva de Margaret Mead son relativos.

En 1983, Freeman publicó Not Even Wrong: Margaret Mead, Derek Freeman, and the Samoans, con el apoyo de la Harvard University Press, dicho texto trata de demostrar la poca fiabilidad de los informantes de Mead, indicando sucesivamente que dichos informantes harían parecer bromas y mentiras como hechos reales.

Pero Paul Shankman renueva el debate sobre todo en que Mead fue lo más escrupulosa posible con sus fuentes, haciendo varias entrevistas y contrastando los datos sucesivamente. Pero también recalca que en el libro Coming of Age in Samoa existen silencioso que pueden ser entendidos como intencionales. Como la violación o los castigos a las conductas sexuales no permitidas. Por lo tanto se puede llegar a una simple conclusión. Mead trata por todos los medios de mostrarnos una sociedad que no tiene problemas y permitir la sexualidad de los adolescentes, pero al mismo tiempo un encubre que dicha sociedad tiene reglas específicas sobre las conductas sexuales permitidas, e incluso puede ser tolerante a ciertos tipos de violencia.

No podemos más que recomendar la lectura del libro de Mead y de Fateful Hoaxing” of Margaret Mead: A Cautionary Tale para mayores referencias.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios alimentan el blog